beneficiarios seguros de vida

¿Quién es el beneficiario de un seguro de vida?

/  —  por Equipo Doctor i

Cuando hablamos del beneficiario de un seguro de vida hacemos referencia a la persona física que, según las condiciones que regulan el contrato, percibirá la indemnización a la que tiene derecho. La persona asegurada será quien escoja al beneficiario, algo que debe constatar en el documento de la póliza. 

De cualquier forma, su nombre puede designarse el día de la contratación o con posterioridad. Ahora bien, ¿quién o quiénes pueden ser los beneficiarios de un seguro de vida?

¿Cuáles son los beneficiarios de un seguro de vida?

Cuando una persona cercana fallece, si tenía concertado un seguro de vida, lo más probable es que te preguntes si eres una de las personas que escogió en vida. Aunque los sentimientos de dolor y pena nos impidan reaccionar, lo cierto es que el beneficiario debe ser consciente de que fue elegido por el tomador para poder percibir el capital. 

Por regla general, el asegurado escoge a los beneficiarios a partir del grado de familiaridad que los une, como hijos, hermanos o cualquier otro descendiente. Sin embargo, el parentesco no tiene ningún efecto si atendemos a las cláusulas del contrato. 

Sea como fuere, la asignación del beneficiario o beneficiarios dependerá del tipo de seguro de vida concertado. Atendiendo a esto, podrá ser una tercera persona o incluso el propio asegurado:

  • Tomador del seguro. Hablamos básicamente de pólizas que cubren una invalidez, de tal forma que el asegurado pueda recibir una indemnización ante cualquier enfermedad o accidente. Asimismo, algunas compañías pueden ofrecer la suscripción a un seguro de fallecimiento con la inclusión de una fecha concreta. Si una vez cumplido ese tiempo, el asegurado no ha perecido, la aseguradora deberá desembolsar una renta o el importe del capital asegurado al tomador.
  • Otra persona. Cuando los seguros de vida tienen una única cobertura, la de fallecimiento, el beneficiario será otra persona diferente al tomador. Normalmente, la persona suele ser un familiar o existe un vínculo especial con ella, ya sean sus hijos o la pareja.

¿Puede incluirse más de un beneficiario de un seguro de vida?

No hay ningún problema a la hora de designar el número de beneficiarios. De hecho, podrán ser tantos como crea oportuno el tomador del seguro. No obstante, hay que tener presente algo muy importante, y es que todos los beneficiarios deberán repartirse la indemnización por igual y recibir la misma cantidad, salvo que el asegurado decida asignar porcentajes determinados a cada uno de ellos. 

¿Qué debe hacerse para cambiar al beneficiario de un seguro de vida?

Tal y como marca la Ley del Contrato del Seguro, el asegurado es el único con potestad para cambiar el nombre del beneficiario en su seguro de vida. Además, podrá hacerlo cada vez que lo desee y de la forma más sencilla posible, esto es, poniéndose en contacto con la compañía aseguradora para proponer su solicitud y hacerlo por escrito. 

También es posible cambiar a los beneficiarios de un seguro de vida atendiendo al testamento. En este caso, bastará con concretar en el documento los nombres de quienes recibirán la indemnización de la póliza. Si los beneficiarios que figuran en el seguro de vida son distintos a los señalados en el testamento, prevalecerá la voluntad de este último. 

¿Qué sucede si no se han asignado beneficiarios de un seguro de vida?

Normalmente, el asegurado especifica en su póliza los nombres y apellidos de sus beneficiarios, o incluso puede referirse a ellos como cónyuge, hijos, hermanos, etcétera. No obstante, ¿qué pasa si en la póliza no constan los beneficiarios del seguro de vida?

En esta situación, hay que regirse por lo que marca la ley. De ese modo, el cónyuge cobraría en primer lugar el capital asignado. En segundo lugar estarían los hijos y, en caso de que el tomador no tuviera, sus padres. Si no fuera posible asignar a estas personas como beneficiarios, la indemnización la recibirían los herederos que están contemplados en el testamento de la persona fallecida. 

Atendiendo a lo expuesto anteriormente, es clave que el beneficiario sepa que lo es, pues de otro modo la indemnización asignada se perdería. Para saber si hemos sido designados como beneficiarios en un seguro de vida, basta con acudir al Registro de Contratos de Seguros de Cobertura de Fallecimiento. 

Se trata de una institución pública que depende del ministerio de Justicia en la que se puede consultar si la persona fallecida tenía un seguro de vida y si somos los beneficiarios. Lo único que hay que hacer es rellenar un formulario (790) y podrás acceder a la información una vez pasadas dos semanas desde el fallecimiento del asegurado.

Equipo Doctor i

Somos un equipo formado por especialistas en el sector de los seguros y los servicios. Con más de 10 años ayudando a nuestros clientes a ahorrar tiempo y dinero. Nuestra intención es facilitar la toma de decisiones a nuestros clientes, dándoles toda la información de forma clara, simple y transparente.