seguro garantía mecánica

Seguro de garantía mecánica

/  —  por Equipo Doctor i

Cuando compras un vehículo nuevo, el fabricante está obligado a brindarte un periodo de cobertura ante cualquier avería que tu automóvil pueda sufrir. Esta garantía te asegura la reparación de las averías de tu coche durante dicho periodo, ya que se entiende que un coche nuevo no debería averiarse y que, de hacerlo, se trataría de un defecto de fabricación.

Desde el 1 de enero de 2022, este periodo de cobertura ha sido elevado a tres años por la nueva Ley de Garantías (anteriormente eran dos años). Sin embargo, una vez vencido dicho plazo, tu coche queda desprotegido frente a tales averías y el coste de repararlas correría, por tanto, de tu cargo. Es por ello que en tales casos podría resultarte muy útil contratar lo que se conoce como seguro de garantía mecánica.

¿En qué consiste un seguro de garantía mecánica?

Un seguro de garantía mecánica tiene por objeto garantizar la reparación de averías susceptibles de sufrir tu vehículo, ya sean de índole mecánica, eléctrica o electrónica, mediante el reembolso de los gastos originados por dicha reparación. En este sentido, ha de entenderse por avería mecánica, eléctrica o electrónica la resultante de la incapacidad de una pieza del vehículo de funcionar correctamente conforme a las especificaciones del fabricante.

Respecto al marco geográfico en el que puede operar esta garantía de cobertura mecánica, hay que constatar que no tiene por qué únicamente circunscribirse a España, sino que podría prestarse también si tu coche se avería en el extranjero, en especial dentro de la Unión Europea.

Coberturas y exclusiones de un seguro de garantía mecánica

Las coberturas específicas incluidas en un seguro de garantía mecánica dependerán en última instancia de la compañía aseguradora con la que contrates y de las condiciones que vengan reflejadas en tu póliza. Es conveniente, por tanto, que leas con atención las condiciones del seguro para conocer bien qué riesgos están incluidos y cuáles no para la prestación de esta cobertura, así como cuáles son las piezas de tu coche amparadas por la misma.

No obstante, como norma general, cabe señalar que este tipo de seguro cubre las averías producidas en piezas tales como la caja de cambios, el motor, las bielas, los pistones, el cigüeñal, la bomba de inyección, la culata o, entre otras, el módulo electrónico del vehículo. Por el contrario, suelen quedar habitualmente excluidos de esta garantía los daños o averías sufridos en otras partes del coche, tales como los asientos, cerraduras, ventanas, neumáticos, luces, retrovisores y carrocería.

Requisitos para contratar el seguro de garantía mecánica

En principio, las compañías de seguros no tienen por qué poner trabas si deseas contratar esta garantía, más allá de que variables como el kilometraje o la antigüedad del vehículo puedan tener una notable influencia a la hora de fijar el precio del seguro y el porcentaje de pago que asuma la compañía en caso de reparación.

Lo que sí es habitual es que la aseguradora te pida ciertas garantías antes de firmar esta clase de seguro. Así, es bastante probable que debas poner a su disposición el libro del mantenimiento del vehículo actualizado y la factura de la última revisión que le hiciste. También habrás de aportar el permiso de circulación y la ficha de inspección técnica del coche.

Ventajas adicionales de un seguro de garantía mecánica

Además de la tranquilidad que proporciona saber que no tendrás que pagar de tu bolsillo la totalidad o parte de la reparación de tu coche en caso de determinadas averías, un seguro de garantía mecánica puede ser muy útil si estás pensando en venderlo. Esto es así porque los posibles compradores se verán estimulados al saber que durante un tiempo, y dentro de las condiciones que ofrezca el seguro, no tendrán que encargarse de averías que no se deban al normal uso y desgaste del vehículo. En definitiva, este tipo de seguro puede suponer un incentivo que te ayude a vender antes tu coche y a un mejor precio.

Por otro lado, tu seguro de coche puede asimismo brindarte una serie de respaldos adicionales, siempre y cuando vengan como tales reflejados en la póliza que contrates. Algunos de los más interesantes serían los siguientes:

  • Servicio de reparación in situ. En este caso, si sufres una avería durante un desplazamiento que te impida continuar circulando, la aseguradora respondería enviándote una suerte de taller móvil con el que reparar tu vehículo para que puedas llegar a tu destino.
  • Remolcaje del coche. Si la reparación in situ no es posible y la avería deja tu vehículo inmovilizado, tu aseguradora puede ofrecerte el servicio de grúa para remolcar tu coche hasta un taller, ya sea de tu elección o de los que la propia compañía tenga concertados.

Equipo Doctor i

Somos un equipo formado por especialistas en el sector de los seguros y los servicios. Con más de 10 años ayudando a nuestros clientes a ahorrar tiempo y dinero. Nuestra intención es facilitar la toma de decisiones a nuestros clientes, dándoles toda la información de forma clara, simple y transparente.