seguros de vida temporal

Seguros de vida temporal

/

Los seguros de vida temporal se contratan durante un periodo de tiempo concreto. Es la opción ideal para contratar una póliza intermitentemente a partir de tus necesidades reales. Es preciso considerar dos aspectos importantes. En primer lugar, estos seguros cuentan con un capital asegurado previamente especificado. En segundo, la indemnización se abonará si el asegurado fallece mientas se encuentra en vigor.

Si el plazo del seguro de vida temporal que hayas contratado finaliza, el importe que hayas pagado no podrá recuperarse. En esta clase de pólizas, si no se produce el fallecimiento o invalidez del tomador, no se ejecutará la garantía establecida por contrato.

Tipos de seguros de vida temporal que ofrecemos

Una de las cosas más interesantes de estos seguros es su precio reducido. Al tratarse de pólizas a corto plazo, las posibilidades de invalidez o fallecimiento son menores, de ahí que la prima sea más económica. Dentro de estos seguros nos encontramos con los de modalidad de prima natural.

Seguros de vida temporal a prima natural. Se trata de seguros de vida temporal renovables, cuya prima varía con el tiempo. Esto significa que cada año aumentará de acuerdo a la edad del asegurado. En el momento de su contratación, el precio es inferior y con los años irá subiendo de acuerdo al aumento del riesgo.

¿Qué factores afectan al precio de un seguro de vida temporal?

Al igual que sucede con las pólizas clásicas, garantizan la estabilidad económica a los seres queridos y al propio asegurado ante cualquier situación fatídica (fallecimiento, invalidez o enfermedad grave). Ahora bien, debemos ser conscientes de que la cuantía del precio de los seguros de vida temporal va a depender de algunas variables fundamentales relacionadas con el asegurado.

  • Edad. A medida que cumplimos años, las probabilidades de que nuestra salud se resienta son mayores. Así, cuanto más joven seas al contratar tu seguro, más reducido será el precio, por lo que conviene formalizarlo lo antes posible. En este punto cabe recordar que cada aseguradora establece un límite de edad para cubrir el fallecimiento. Dependiendo de la compañía, es posible llegar hasta los 80 años, aunque todas ellas cubren invalidez hasta los 65 años como máximo.
  • Profesión. La prima dependerá bastante de tu ocupación. Y es que no es lo mismo trabajar en una oficina que hacerlo en el sector de la construcción. Cuanto más arriesgado sea tu oficio, más caro será el coste del seguro.
  • Estado de salud. A la hora de formalizar estas pólizas, es esencial que analices tu historial médico para calcular su precio. Si en el pasado has padecido un cáncer o un problema cardíaco, la compañía lo tendrá presente para determinar la prima. No obstante, también valorará positivamente si ha pasado mucho tiempo desde que superaste la enfermedad.
  • Hábitos y costumbres. Fumar aumenta el riesgo de fallecimiento, algo que puede encarecer la prima. Otro hábito que eleva las probabilidades de morir es la práctica de un deporte extremo.

Ventajas de contratar un seguro de vida temporal

Contratar seguros de vida temporal conlleva múltiples ventajas. La más relevante es que pueden ajustarse a las necesidades de cada usuario. De hecho, pueden contratarse en un momento dado, como al desempeñar un trabajo de mayor riesgo, y mantenerlos en vigor durante el tiempo que te interese. Se trata de un seguro de vida flexible que concede la posibilidad de añadir una cobertura de incapacidad permanente.

Estos seguros son más económicos al ofrecer coberturas a corto plazo. Asimismo, en los seguros renovables podrás modificar el capital asegurado al terminar el año, y reducir la subida de la prima en la renovación de los seguros con capital fijo. En Doctor i te mostraremos información sobre las diferentes modalidades de los seguros de vida temporal para que escojas la opción que te resulte más convincente.